Regina y Víctor, nuestros embajadores de Cantabria vuelven a la carga

Regina y Víctor están que no paran. Noviembre es su tercer mes como embajadores de Cantabria y cada día que pasan allí descubren rincones únicos de este increíble destino.

Hoy, nosotros queremos recopilar algunos de esos descubrimientos empezando por Regina, nuestra chica cántabra que esta vez se ha lanzado a hacer la Ruta de los faros empezando por Punta Silla, de 1871.

faro

Pero no solo faros incluía el viaje de Regina. Rincones como el pueblo de Potes, uno de los más bonitos de Cantabria, también estaban dentro de su ruta.

“Potes es uno de mis pueblos preferidos de Cantabria. Lo tiene todo. Por un lado, es un pueblo con encanto, con calles empedradas y casas antiguas. Por otro, aún siendo un pueblo relativamente pequeño tiene mucha vida.” cuenta Regina

potes

Y por si Potes no fuera suficiente, Regina también visitó Castro Urdiales, otro de los maravillosos pueblos cántabros. Su casco antiguo, el castillo de Santa Ana o la Iglesia de la Asunción son algunas de las maravillas de este precioso rincón.

Como no podía ser de otra manera, nuestra embajadora también ha disfrutado en lo que llevamos de mes de la gastronomía de Cantabria y de sus vinos, que también son excepcionales. Y es que Cantabria se descubre por sus paraísos, pero también por sus sabores 🙂

gastronimia

Por su parte, Víctor sigue en su línea: nos deja fotazas de rincones que parece mentira que estén aquí al lado. Un buen ejemplo de ello es el Puerto de San Vicente (San Vicente de la Barquera) y Carmona, un pueblo declarado Conjunto Histórico-Artístico.

carmona

“Carmona es uno de los pueblos más bonitos de Cantabria, algo que se siente al pasear por sus calles. Todo está muy cuidado, con flores en los balcones, casas en buen aspecto y se disfruta mucho dando una vuelta por el pueblo.” cuenta Víctor.

Si quieres saber más de las aventuras de Regina y Víctor, échale un ojo a sus blogs personales Machbel e Imanes de viaje, donde cuentan al detalle todas sus andanzas por tierras cántabras

Deja un comentario