Los platos estrella de los Paradores

Paradores B 05

Los Paradores tienen un montón de características que los hacen únicas, por un lado es una red de alojamientos cuya ubicación es siempre excelente, aprovechando enclaves únicos y edificios históricos. Por otro lado, otro de sus grandes atractivos es su apartado gastronómico, famoso por la calidad, por aprovechar productos de la zona y por no dejarte nunca con hambre. Hacer por lo tanto un viaje por Paradores es hacer un viaje por la Historia de España, pero también por la historia de las cocinas de cada región.

Paradores A 01

Para los amantes del buen comer es una ruta obligatoria, así que junto con Lala y Cristina nos preparamos una ruta gourmet para chuparnos los dedos por el Sur de España. Nuestro objetivo era probar algunos de los platos estrella de los Paradores. Cada Parador tiene el suyo, que viene a ser su seña de identidad en los fogones. Una delicia obligatoria en cada etapa.

Paradores C 04

Nuestra primera parada fue en el precioso Parador de Jaén, situado en un castillo, el de Santa Catalina, sobre una colina con la ciudad a sus pies. No os perdáis las vistas de la zona (realmente es imposible perdérselas, pero llevad la cámara a mano). Allí, en sus salones de fortaleza árabe del siglo XIII probamos entre otros su pipirrana jienense con melva de aceite de oliva virgen extra. Exquisito.

Paradores A 04

Desde allí continuamos nuestro camino hasta Málaga, al Parador Málaga Golf, uno de los pocos Paradores que tiene su propio campo de Golf y además junto a la playa, así que puedes elegir entre darte un paseo junto al Mar, juntarte con unos amigos para echar una partida de Golf (o aprender si no sabes) y por supuesto degustar su plato estrella, que además se ha llevado el primer premio de todos los platos estrellas de los Paradores: El lingote de carrillera. Espectacular tanto en sabor como en presentación.

Paradores A 07

Aprovechamos que estábamos en Málaga para visitar otro Parador, este muy emblemático, el Málaga Gibralfaro, sobre la colina de mismo nombre, que tiene probablemente las mejores vistas de Málaga desde su mirador. Toda una joya, con todas sus habitaciones mirando al Mar, con un par de Picassos originales y con un restaurante ideal para comer al sol en su terraza, disfrutar del buen tiempo y probar la Merluza y los Carabineros en su salsa. ¿Quién se puede resistir? ¿A quién no se le hace la boca agua?

Paradores B 04

Y cerramos nuestra estancia en Málaga con otro parador junto al mar. El parador de Nerja, que también tiene una localización excepcional en lo alto de un acantilado, desde donde poder disfrutar de una maravilla de amaneceres cada mañana. Nerja en si es una delicia, y si vais no podéis dejar de visitar su cueva, que se conoce por el sobrenombre de la catedral bajo Tierra, descomunal y con algunas de las formaciones más impresionantes que existen. Eso si, siempre podréis calmar vuestra emoción en el Restaurante del Parador, aprovechar alguno de los vinos de la zona y deleitaos con el arroz con bogavante, gambas y almejas.

Paradores B 08

Se nos acababa la escapada (y el estómago) pero no nos pudimos resistir y al volver en dirección a Madrid, paramos en el Parador de Almagro, en la provincia de Ciudad Real, para darnos un último gustazo al estómago. El Parador, situado en lo que era un convento, es una pequeña joya que merece la pena visitar y que se puede hacer aunque solo pares a comer, como hicimos nosotros. Allí el plato estrella, que no podía faltar era el Lomo de Bacalao gratinado con Crema de Ajo asado y Pimentón. Un maravilloso punto y aparte hasta que podamos seguir descubriendo más Paradores y dándole gustazos al estómago.

Paradores C 03

Si te ha gustado la experiencia, tienes todo el recorrido, con todos los rincones en los que estuvimos en el plan de viaje.

Paradores C 01

Deja un comentario