El #minubetrip por los secretos mejor guardados de Barcelona

Barcelona es uno de los destinos más demandados por los extranjeros que buscan un lugar cosmopolita, divertido, joven, cultural e inolvidable. Por esas razones, y por muchas más, Carla, Iosu y Laura también se fueron de #minubetrip a Barcelona, para demostrar que si los viajeros de todo el mundo van a Barcelona atraídos por todos sus encantos, es que de verdad merece la pena descubrirla.


Uno de los primeros descubrimientos de los 3 viajeros fue por la Barcelona modernista, un recorrido increíble que les llevó a conocer las obras de Antoni Gaudí, Josep Puig i Cadafalch y Lluís Domènech i Montaner. Así, hicieron parada en rincones como el Palau de la Música Catalana y el Recinto Modernista de Sant Pau o la Manzana de la discordia, una zona del Passeig de Gràcia de Barcelona donde Antoni Gaudí construyó la Casa Batlló, el arquitecto Lluis Domènech i Montaner la casa Lleó Morera, y Josep Puig i Cadafalch realizó la Casa Amatller. Imagínate la combinación artística en plena calle. Sin olvidar la Torre Bellesguard i la Casa de les Punxes, esta última situada en la avenida Diagonal de Barcelona.


Otra experiencia de la que pudieron disfrutar los viajeros en Barcelona fue a vista casi de pájaro visitando algunos rincones de la ciudad como el parque de atracciones del Tibidabo, el lugar a más altura de la ciudad con unas vistas panorámicas únicas; o el Mirador de Colóm, una obra famosísima de Barcelona que es espectacular desde su base a su punto más alto y por supuesto sin olvidar las vistas que hay desde las terrazas del Museu Nacional d’Art de Catalunya.


El último original recorrido de Carla, Iosu y Laura fue por lo que llamamos la Barcelona más auténtica, una ruta distinta que les llevó a vivir experiencias únicas y diferentes, como descubrir el arte urbano de la ciudad montados en una bici de bambú, el Museo del Perfume y la artesanía catalana en Empremtes de Catalunya. También visitaron el Mercat del Ninot y conocieron de primera mano el trabajo de la Confraria de pescadores de Barcelona. Además, los viajeros pudieron disfrutar de una actividad de lo más sabrosa: hacer dos talleres de cocina, uno en Bcn Kitchen y otro en el restaurante 4 Capellans del Hotel Barcelona Catedral. Aprendieron muchísimo y, por supueso, se comieron lo que ellos mismos cocinaron.

Con estos recorridos tan originales por la ciudad, es difícil que Barcelona te decepcione. Más bien acabarás con una sonrisa enorme, como la de Carla, Iosu y Laura 😀

Sin comentarios aún.

Dejar un comentario