Los rincones secretos de Río de Janeiro

Río de Janeiro es una ciudad llena de rincones secretos por explorar. Miles de turistas la visitan este verano con motivo de la celebración de los Juegos Olímpicos 2016, y nosotros no nos hemos querido olvidar de ellos. Hemos recopilado algunos lugares secretos que seguramente no tenían pensado visitar… Una ruta de rincones para disfrutar al máximo del país de la samba.

Primera parada: Rampa da Pedra Bonita
En el Parque Nacional de Tijuca encontramos la rampa de Pedra Bonita, situada a más de 500 metros sobre el nivel del mar. Es un lugar perfecto para practicar deportes como el parapente; los aterrizajes se suelen realizar en la Playa de Pepino, que queda justo en frente. Además de la rampa, el lugar tiene un bar para la comodidad de los visitantes.

rampa peda bonita

Para los más curiosos: Real Gabinete Portugués de Lectura
Este edificio es una importante biblioteca y centro cultural de Río. Fue fundada en 1837 por un grupo de inmigrantes portugueses, refugiados políticos. En su interior no te puedes perder el Salón de Lectura; cuenta con más de 350.000 ejemplares entre los que hay manuscritos relativos a la lengua portuguesa. La entrada es gratuita y su grandiosidad no te dejará indiferente.

real-gabinete-portugues-de-leitura_8472954

Parque da Pedra Blanca, un paraíso natural
Si no tienes problema en alejarte un poco del centro de la ciudad, el Parque Estatal da Pedra Branca es tu rincón. Alberga una gran cantidad de colinas y acantilados que forman un paisaje único y majestuoso. Proporciona también miradores espectaculares para ver la ciudad, como el mirador del Puente de Piedra, la Piedra Rosilha, el Pico de Piraquara, etc. No dejes de visitarlo; sólo te arrepentirás de no haber ido.

parque-estadual-da-pedra-branca_7862083

La cascada más bonita de Río se llama Cachoeira Do Horto
Las fotos no le hacen justicia; es mucho más bonita en directo. Esta gran cascada se encuentra en el Parque Nacional de Tijuca. Es un lugar muy tranquilo, al que merece la pena ir a darse un chapuzón. En el parque hay varias cascadas, siendo esta la más espectacular; sin duda, merece la pena ir de excursión entre competición y competición.

cachoeira-do-horto_7633481

Un poco de historia: La Isla Fiscal
Esta isla, que linda con el centro histórico de la ciudad, fue el lugar que albergó la última gran fiesta del Imperio antes de la proclamación de la República, en noviembre de 1889. Situada en la bahía de Guanabara, fue construida para servir como Ministerio de Hacienda durante el Segundo Reinado del Imperio Brasileño. Actualmente es un museo, pero la belleza del lugar te dejará sin palabras.

ilha-fiscal_8209003

¡A caminar! La Pista Cláudio Coutinho
Este camino se encuentra en Playa Vermelha, al sureste de la ciudad. La utilizan principalmente por deportistas, corredores y turistas; también se utiliza para pescar en las zonas más cercanas a las rocas en el mar. Ojo, porque está prohibido montar en bici y llevar animales domésticos. Los niños sólo pueden visitarlo con compañía de un adulto, pero la gran fauna y flora que ofrece el lugar hacen que sea un rincón imprescindible.

pista-claudio-coutinho_8510848

Playa de Joatinga, un refugio en la ciudad
Existen rincones y rincones, pero ninguno comparable a Joatinga. Este lugar es un oasis en medio del bullicio de Río, un rincón bien escondido en la zona oeste de la ciudad. Es una pequeña playa, de aguas transparentes y amplios servicios, que se puede recorrer de un extremo a otro en unos 5-7 minutos. Un lugar inesperado y bello para desconectar sin salir de la ciudad.

joatinga

Surf en la Playa de Macumba
Este lugar es el rincón favorito de los surfistas cariocos, pues sus aguas son bravas y divertidas para la práctica de su deporte. Aunque está algo alejada del centro, merece la pena visitarla si lo que se busca es tranquilidad, pues no es una playa turística y no hay mucha gente. Se dice que es lo más parecido a Hawaii que hay en Río de Janeiro y dispone de barracas y bares para tomar algo.

praia-do-pontal-praia-da-macumba_8514910

Excursión a Mirante da Cascatinha
En el Parque Nacional de Tijuca encontramos uno de los puntos favoritos de este parque: la Cascada de Taunay. Justo encima, construido de madera, hay un mirador que ofrece una fantástica vista del bosque. Es el Mirante da Cascatinha; desde aquí se pueden observar las colinas Conde, Andaraí Maior y Tijuca. En el camino se pueden ver monos y otros animales autóctonos. Toda una maravilla brasileña.

mirante

El refugio del bandido: La playa del Peligroso
Cuentan los ancianos de la zona de Guaratiba que un bandido se refugió en esta playa durante mucho tiempo. Nunca se supo qué paso con él, y desde entonces se conoce como la Playa del Peligroso. Su acceso, a través de senderos, es bastante complicado, y el camino son unos 50 minutos a pie. Es un paraíso virgen de aguas cristalinas y tranquilas.

praia-do-perigoso_9473197

El Parque de las Ruinas de Río
Este centro cultural es el mayor icono del antiguo esplendor que tuvo el barrio de Santa Teresa en la “Belle Epoque” de Río de Janeiro. Cuenta con una galería de exposiciones, un auditorio, un escenario y un bar. La programación cultural es muy amplia y el Museo Chácara do Céu está muy próximo, por lo que se pueden visitar ambos lugares en un mismo día.

ruinas

¡Hay más de 800 experiencias en Río de Janeiro esperándote en minube! Si estás en las Olimpiadas o vas a ir a ver los Juegos, no dudes en visitar la web de minube antes para planificar tu estancia y ocupar aquellos huecos libres que tengas entre competición y competición. 🙂

 

Deja un comentario