“La montaña se ha convertido en mi verdadera pasión.” Entrevistamos a Gerardo Oronoz, un viajero deportista de pura cepa

Viajeros hay de muchos tipos, pero hoy nos quedamos con Gerardo Oronoz, un apasionado de los deportes de montaña que conoce como la palma de su mano las mejores rutas de las Islas Canarias. De hecho, le hemos hecho una pequeña entrevista donde nos habla un poco más de su gran afición. Te va a dar mucha envidia (sana), ya verás.

DSCN1394

Eres un apasionado de los deportes al aire libre. ¿Dónde te gusta más disfrutar de ellos?

La montaña se ha convertido en mi verdadera pasión. Empecé haciendo senderismo para disfrutar de la Naturaleza y actualmente me dedico a hacer Carreras de Montaña y travesías de ultradistancia.

¿Qué ruta o viaje deportivo recomendarías a alguien que quiere empezar?

Las Islas Canarias son un marco incomparable para las prácticas deportivas, no son sólo un destino de sol y playa. En Gran Canaria recomendaría la ruta Pico de Las Nieves – Presa de Ayagaures y en Tenerife recomendaría Reserva Natural Integral de El Pijaral – Faro de Anaga. Ambas con una belleza incalculable.

gerardo1

¿A qué destino del mundo que todavía no conozcas te gustaría ir a disfrutar de tu gran afición?

No sabría elegir un destino concreto, pues el abanico de posibilidades es muy amplio, pero me gustaría viajar a la isla de La Palma para participar en la ultramaratón Transvulcania que se celebra en el mes de mayo. Una isla que ofrece unos paisajes espectaculares.

¿Tu mejor recuerdo viajero?

Mi mejor recuerdo es la ruta Faro de Punta Teno – Playa de Las Teresitas, en Tenerife. En esta travesía realizamos 154 kms de trail, pasando por el Pico Teide de 3718 msnm. Fue una experiencia inolvidable ya que la realizamos en autosuficiencia y no stop, donde tuvimos que racionalizar el agua y los alimentos para completar el reto. Una prueba en la que, aparte de la fortaleza física, juega un papel importante la fortaleza mental.

gerardo2

¿Alguna anécdota que siempre recordarás?

En una ocasión ayudamos a una familia cuyo vehículo se había salido de la vía, debido a las fuertes lluvias que cayeron ese día en el Macizo de Anaga. La persona que ayudamos nos reconoció en un entreno posterior y ahora, cada vez que pasamos por allí, nos invita a café. Aunque nos calamos hasta los huesos para ayudar esta familia, valió la pena.

Y, por último, ¿cómo conociste minube?

Me la recomendó el amigo Roberto González Martínez.

Si no quieres perderte nada de las andanzas y recomendaciones de Gerardo, síguele en su perfil de minube y verás 😀

Deja un comentario