En esta ciudad se toman muy en serio reírse de la muerte

¿Por qué no celebrar la muerte? En Sapânta, Rumanía, buscan el lado positivo hasta a la muerte.

Y es que cuando alguien fallece en esta localidad, los cuerpos se entierran bajo lápidas que poco tienen que ver con las fúnebres y solemnes a la que estamos acostumbrados a ver.

El ambiente positivo de este Cementerio Feliz se respira gracias a Stan Patras, quien desde 1934 decidió plasmar su creatividad adornando con colores las maderas que forman estas tumbas y escribiendo anécdotas divertidas de los difuntos, incluso, el momento de su fallecimiento.

el-cementerio-feliz

La viajera Lauraorund nos cuenta así su experiencia en el cementerio: “A pesar de ser un cementerio, se respira felicidad. Los colores dan la bienvenida a esta fiesta de historias de vidas, el amarillo, rojo, blanco pero sobre todo el color azul, hacen de este un lugar especial.”

¿Conoces rincones tan peculiares como este? Compártelos en minube y ayuda a otros viajeros a descubrirlos en su próximo viaje. 🙂

Deja un comentario