“Dejé mi trabajo y me di cuenta de que por fin tenía todo el tiempo del mundo para viajar”, Claudia Rodríguez, viajera de minube

No puedes negar que alguna vez se te ha pasado por la cabeza. Claudia Rodríguez, viajera de minube, lo hizo: dejó su trabajo y ahora vive por y para viajar. De momento lleva un año dedicada a su aventura particular, escribe su propio blog, Sólo Ida, y es la envidia de todo amante de los viajes, compartiendo listas tan increíbles como esta. ¿Quieres saber qué se siente al dar ese paso? Mira lo que nos cuenta:

En tu blog utilizas el término “yonki de los viajes”, ¿te consideras una?
Totalmente. Cuando estaba en la oficina, tras unas cuantas semanas parada en Madrid, necesitaba mis chutes de viajar y, si no podía hacerlo, buscaba la inspiración viajera en cualquier lugar: Internet, charlas, libros… Ahora parece que más que “yonki”, viajar se ha convertido en el centro de mi vida, ya que estoy dedicada enteramente a ello y estoy muy contenta de haber tomado la decisión.

Claudia
Hace casi un año que decidiste dejar tu trabajo y vivir para viajar, ¿qué sentiste al tomar esa decisión?
La verdad es que fue una decisión impulsiva y, al mismo tiempo, premeditada, así que, cuando finalmente dejé mi trabajo, lo tenía tan asumido que tuvo que pasar tiempo para que mi cabeza terminara de hacer “clic” y encajarlo totalmente. El shock verdadero vino al montarme en el avión, ahí fue cuando me di cuenta de que por fin tenía todo el tiempo del mundo por delante para dedicarlo enteramente a viajar. Fue una sensación única.

¿Qué le dirías a esa persona que no sabe si dar ese paso tan arriesgado?
Que analice mucho (o no tanto) si de verdad ese es su sueño y si la respuesta es afirmativa, que lo hagan. Siempre va a haber algo que lo impida (al fin y al cabo todos tenemos circunstancias que nos atan a un lugar determinado), no es fácil pero con determinación puedes llevarlo a cabo. Y, por último, que sepa que es una decisión de la que no se va a arrepentir nunca.

Claudia
¿Cuánto mundo has recorrido ya desde que empezaste este largo viaje?
La primera parte del viaje, que duró casi 7 meses, me llevó a Tailandia, Sri Lanka, Maldivas, China (solo la región de Yunnan), Laos, Malasia, Singapur e Indonesia. Tras unos meses de descanso en casa pasando la Navidad con los míos, ahora mismo escribo desde Manila, donde he vuelto a iniciar un viaje de “solo ida” que espero que me lleve por Filipinas (donde espero pasar un par de meses), otras zonas de Asia que tengo ganas de conocer, Nueva Zelanda y lo que tenga que venir…

Ahí va una pregunta difícil: ¿cuál es tu rincón favorito del mundo?
¡Muy difícil! Pero venga, El Nido, en Filipinas. Para mí es el paraíso en la tierra, la Tailandia que todos buscábamos pero con el 80% menos de visitantes, en El Nido puedes encontrar unas playas de ensueño, lagos que mezclan agua salada y dulce, lugares a los que solo se accede nadando, unos paraísos marinos increíbles y un paisaje espectacular configurado en su mayoría por islas en las que las paredes de rocas kársticas reinan.

¿Y por qué se llama de esta manera? Es que las salanganas utilizan los “acogedores” huecos de este tipo de formaciones rocosas para nidificar en ellos. El nido de estas aves es uno de los manjares más cotizados en Asia y es el componente principal de la cara “sopa de nido de golondrina”. Curiosidades aparte, si buscas tu paraíso particular donde dormir en cabañas sobre el mar, ver atardeceres espectaculares y dedicar tu día entero a recorrer en bangka (barco tradicional filipino) unas playas espectaculares, este es el sitio y por eso estoy deseando volver.

Claudia
¿Y cuál es ese destino que tienes tantas ganas de descubrir?
Hay muchísimos pero tengo unas ganas tremendas de perderme por las islas de Raja Ampat, Indonesia. Es un sueño bastante caro, ya que es algo difícil hacerlo de forma independiente y la mayoría de las personas van en un crucero de vida a bordo para bucear. Sin embargo, ¡algún día exploraré sus islas y sus fondos marinos!

Cuéntanos esa anécdota que siempre cuentas en las cenas de amigos.
¡Buf! ¡Últimamente soy toda batallitas y doy mucho la brasa! Pero ahora mismo me acuerdo de una de mis primeras noches viajando sola por Tailandia… Elegí un bungaló muy muy barato y, tras un día explorando la península de Railey, al meterme en la cama me di cuenta de que no estaba sola: en el baño tenía una estupenda cucaracha de tamaño descomunal y un sapo que me miraba fijamente cada vez que me sentaba en la taza del WC. Menos mal que la cama tenía mosquitera porque en aquel momento ese trozo de tela parecía una burbuja que me protegería de una bomba atómica…

Claudia
¿Qué tres cosas te llevarías a una isla desierta?
Libreta (y boli), unas gafas para hacer esnórquel y, para ser práctica, un mechero.

Y, por último, ¿cómo conociste minube?
Hace ya unos cuantos años que conozco minube pero creo que mi primer contacto con vosotros fue gracias a una de las divertidísimas gymkanas de Fitur. El buen rollo y los viajeros que conocí ese día me inyectaron la curiosidad por conocer un poquito más minube y empezar a compartir rincones, ¡cosa que seguiré haciendo!

Claudia Rodríguez

Deja un comentario